Qué es el Mindfulness y Cómo Incorporarlo a Tu Vida.

La necesidad de analizar, cambiar o juzgar un sentimiento, pensamiento o sensación se hace a un lado, lo que realmente es más fácil decir qué hacer. La realidad es que nuestra atención se desenfoca muy fácilmente del presente.

Quizás habrás oído o leído un poco del Mindfulness, o vivir con atención plena, bueno, aquí te lo cuento.

El Mindfulness es la práctica de observar tus pensamientos, sentimientos y sensaciones, de manera objetiva, aquí y ahora.

La necesidad de analizar, cambiar o juzgar un sentimiento, pensamiento o sensación se hace a un lado, lo que realmente es más fácil decir que hacer. La realidad es que nuestra atención se desenfoca muy fácilmente del presente. Muchas veces nos preocupamos por lo que sucedió ayer, lo que vamos a hacer al llegar a casa o lo que va a pasar mañana. Es esta tendencia, de dejarnos llevar hacia el pasado o el futuro hace que brote la ansiedad, estrés, y por consecuencia el insomnio, los desórdenes alimenticios, la irritabilidad, etc.

Se ha comprobado que el Minfdulness causa cambios físicos cuantificables en el cuerpo y cerebro. Practicando Mindfulness 5 minutos al día es suficiente para hacer una diferencia y cambiar tu cerebro.

En el primer estudio de este tipo, investigadores de Harvard establecieron pruebas científicas que comprueban que la meditación puede cambiar la materia gris del cerebro.

Luego de 8 semanas de practicar ejercicios de mindfulness por 27 minutos al día aproximadamente, los resultados de la resonancia magnética de los participantes mostraron que el minfulness:

  • incrementó la densidad de la materia gris en el hipocampo, importante para el aprendizaje y la memoria.
  • incrementó también la densidad de la materia gris en otras estructuras asociadas con la conciencia de sí mismos, la compasión e introspección;
  • reducción de la densidad de la materia gris en el cuerpo amigdalino o amígdala cerebral – la zona del cerebro asociada con la ansiedad y el estrés.

Los estudios de Harvard también mencionaron que el meditar :

  • Disminuye el estrés.
  • Ayuda contra la depresión.
  • Disminuye la ansiedad.
  • Baja la presión sanguínea.
  • Asiste en la disminución de dolores crónicos.
  • Mejora el sueño.
  • Aumenta la capacidad de lidiar con el estrés.
  • Mejora la habilidad de formar conexiones más profundas con otras personas.

De acuerdo a lo que menciona el Centro para el Mindfulness de la Escuela de Medicina de la Universidad de Massachusetts, la meditación también puede ayudar a:

  • Mejorar la calidad de vida de pacientes con cáncer.
  • Mejorar la experiencia de varias condiciones y enfermedades como desórdenes gastrointestinales, VIH, y fibromialgia.
  • Alivia el asma.

Ya ves, son muchos los beneficios que trae consigo la meditación, y por consecuencia el mindfulness. Pero si aún no pones en práctica el meditar, ya sea porque no sabes cómo comenzar o porque aún no «enganchas» con esta técnica, te propongo un enfoque un poco menos formal pero no menos eficaz.

Cuando estés por ejemplo cenando o conversando con amistades, pareja y/o familia, pon realmente atención en lo que hablan, en lo que comes, creando conciencia en el presente. ¿Cómo te hace sentir la conversación?, si estás comiendo: ¿qué colores tiene tu alimento?, ¿qué texturas sientes?

Sé partícipe del momento, no solamente actuando en piloto automático, lo que a menudo hacemos.

También puedes utilizar esta técnica al ducharte, al desayunar o camino a casa. Te dejo unos tips para estos momentos, intenta y ve qué sucede:

  • Comienza por tomar atención en las sensaciones de tu cuerpo. (dolores, molestias, relajo, tensión, etc)
  • Inhala por la nariz, haciendo que tu abdomen se expanda.
  • Exhala por tu boca.
  • Nota las sensaciones que te deja cada inhalación y exhalación.
  • Procede con lo que tengas que hacer lentamente y a conciencia.
  • Compromete tus sentidos. Observando, tocando y escuchando atentamente.
  • Si notas que tu mente comienza a divagar, gentilmente lleva tu atención nuevamente a las sensaciones del momento y a la tarea que estabas realizando.

Quizás puedes llevar un diario para anotar cuánto tiempo pudiste estar en el presente, cómo te sentiste al comenzar, mientras realizabas el ejercicio y al finalizarlo. ¿Cómo fue tu experiencia?

Recuerda que nuestra escuela dicta un Taller de Meditación, donde aprenderás la técnica de meditación budista basada en la respiración y la técnica de meditación con gemas. Es un Taller teórico-práctico entretenido y muy interesante, que definitivamente hará que quieras hacer de la meditación un hábito.